Días atrás eleve una nota a la Presidenta del Concejo Deliberante de Morón con motivo de una visita policial a mi domicilio.

Esta visita, según dijo el personal era para notificarme sobre una denuncia por calumnias e injurias que hizo un Concejal de Morón relacionada a una nota publicada sobre unos kioscos.

Al no estar en el momento de la visita y al no haberme dejado ninguna constancia recorrí las fiscalías y juzgados civiles de Morón pero no se había radicado denuncia alguna, luego me presenté en la comisaría de Haedo, que es de donde vinieron los policías, según informaron, y tampoco había nada relacionado.

Por otro lado la figura de “Calumnias e Injurias” fue derogada en el año 2009 para proteger las investigaciones periodísticas y que no pasaran cosas como las que estoy narrando. Esto sumado a la manipulación de la policía, que tiene que estar para combatir la inseguridad cuyos índices ya son alarmantes y no para “apretar” periodistas por orden de quienes tienen miedo porque hicieron mal las cosas, nos estaría dando como resultado un grave delito de abuso de poder y asociación ilícita por lo menos.

Ante el silencio por parte de quien o quienes deberían darme una respuesta se emite el presente comunicado para alertar de los manejos turbios que hay en Morón para callar a la prensa que solo busca mostrar las realidades de quienes deberían ser investigados y no quieren que su corrupción salga a la luz y se dé a conocer al pueblo moronens