El Intendente Ramiro Tagliaferro logró quedar en la historia de Morón como tanto anhelaba, quedó como la peor gestión en la historia del Municipio, pero hay mucho más para analizar.

En los cuatro años de gobierno, Tagliaferro se encontró con presiones de todo tipo para gestionar en beneficio de los moronenses, obviamente había hipotecado su gobernabilidad antes de asumir. Prometió muchas devoluciones a los favores de campaña y sus acreedores le pasaron las facturas durante estos cuatro años, pagos que no pudo eludir y fueron pagados a costa de los vecinos de Morón.

Mucho se habló ya que el Intendente siempre estuvo condicionado para gestionar por Carlos “Charly” Rebagliati y por Diego Llaneza, quienes mantienen oculto oscuros secretos de Tagliaferro a cambio de manejar a su antojo la Intendencia. De ahí que se dieron libertades a negociados como por ejemplo La Cámara de Supermercados Chinos que como mínimo es una asociación ilícita ya que nunca contó con una habilitación, una personería jurídica y un legal funcionamiento, solo era una pantalla para facturar dinero por coimas, o los negocios sin habilitación como ya hemos denunciado por nuestro medio.

Hoy Morón está en manos de un tal Diego Llaneza, alguien que fue encontrado culpable por extorsión y fue detenido por esa causa, una condena que no terminó de cumplir gracias a la política de turno. Es una persona con grandes problemas de adicción a las drogas que no puede controlar y está íntimamente ligado al juego ilegal en la provincia, es el vínculo entre Tagliaferro y el detenido capo del juego Roberto “El Lujanero” Laffont propietario de “Club Español” donde el Intendente concurría asiduamente a jugar poker. Posee una empresa fantasma que se dedica a contratar trabajadores en negro para mantenimiento y limpieza de parques en Hospitales de la Ciudad de Buenos Aires como el Moyano por ejemplo.

Esto es Cambiemos en Morón y será igual si Tagliaferro revierte una elección que ya lo tiene como derrotado.