El Vicepresidente del Consejo Escolar Sebastian Gonzalez ya formaba parte de la gestión de Tagliaferro antes de ser consejero escolar en el 2017, llega a ser, por contacto, referente de Morón para recibir el mobiliario enviado por la Provincia de Buenos Aires para las escuelas antes de formar parte del concejo escolar,

el retiraba los bancos, mesas y sillas para las escuelas y las repartía con Tagliaferro pasando por sobre el Consejo Escolar, actitud que fue denunciada en su momento y se dejó pasar. Por ser muy amigo del hermano de Tagliaferro, Leandro Tagliaferro, fue elegido para ser quien participe de las UGD donde daba cuentas de lo que el Municipio hacia para las escuelas y hostigaba al concejo escolar diciendo que no se ocupan y por eso el municipio tenía que hacerse cargo de las falencias de las escuelas. En el 2017 entra como consejero escolar y queda como vicepresidente, pero como presidente de la comisión de infraestructura. A los pocos meses de asumir anuncia en una sesión que había tomado la determinación de comprar mobiliario porque no llegaban de la plata y las escuelas tenían que comenzar las clases y faltaban mesas y sillas, se le pidió explicación del por qué no lo había expuesto antes, por qué no presentó los presupuesto para evaluarlos y por qué no se utilizo el mobiliario guardado en la ex Sancor como figuraba en registros. Ante los planteos, la presidenta rompe la disposición firmada que autorizaba la compra que ya se había comprado y durante todo el año el trabajo de Sebastian Gonzalea fue encontrar la forma de que le firmen la autorización de pago a la compra que hizo por su cuenta y por fuera del Concejo Escolar a la empresa Alefra que curiosamente le provee de todo al Municipio de Morón. En este tema hay muchos datos que son muy curiosos, pero hay tres que en particular llaman la atención, uno que la compra fue en marzo de 2018 y Gonzales presenta en agosto presupuestos con fecha de agosto y el otro es que se constata con en los depósitos estaba el mobiliario que se necesitaba guardado desde hacía un año y Gonzalez lo compró igualmente y por último las facturas aparecen en diciembre y son aprobadas para ser pagadas.

Sebastian Gonzalez no concurre a las sesiones y no va nunca al Consejo Escolar, tiene su oficina en el Palacio Municipal y no sale de ahí, es el vicepresidente del concejo escolar y tiene para dos años más.

Otro que esta en la lista para renovar como consejero escolar es el sospechado por corrupción Juan Cruz Vaccari. De dudosa trayectoria docente por falsificación de firmas y expedientes en su contra cajoneados. Estando a cargo de la comisión del SAE llegó una partida de $400.00 hace tres años y medio para compra de mobiliario de comedor, utensilios, etc.  Vaccari hace llegar facturas de compras, de una empresa de Capital que no era conocida, por carritos de comedor tres veces más caros de los existentes en el mercado y lo más sospechoso era la numeración de las facturas, no eran correlativas y era la número 1, la 3, le 7, etc, una empresa creada en el 2014 facturaba su primer trabajo en el 2016 recién comenzaban a facturar. Solo en la compra de esos carritos se destino el total del dinero, El argumento esgrimido de Vaccari para su defensa fue que la empresa se equivoco al mandar factura de compra en lugar de presupuesto, algo muy extraño que pase ya que una factura se emite una vez realizada la venta.

Mientras La comunidad docente, padres y alumnos piden explicaciones al Concsejo Escolar los consejeros siguen sin dar la cara ante la sociedad pero se los puede ver haciendo campaña política. Por ejemplo el caso de Federico Tahmizian que pretende ser presidente del Consejo el año que viene pero que no atiende a los padres porque entiende que son militantes, es el personaje que se ve en la foto haciendo militancia y se lo ve los fines de semana en una mesa en Haedo. La presidenta del Consejo María Delia Traverso que no sesiona pero está en una mesa en el centro de Morón y Juan Cruz Vaccari en una mesa en Castelar Sur.