La semana se fue con muchas novedades en Morón, pero sin duda lo relevante fue la Emergencia Pública Municipal donde quedó aprobada la Emergencia Sanitaria, Alimentaria, Educativa, de Producción, Administrativa y Financiera luego de siete horas de sesión.

Esto fue solicitado por el Ejecutivo a raíz del total desorden en que hoy se encuentra el Municipio de Morón por la deplorable gestión del saliente intendente Ramiro Tagliaferro. La Emergencia no fue acompañada por los concejales obedientes de Tagliaferro que aun sabiendo la situación prefirieron continuar dándole la espalda al pueblo moronense y seguir sumisos a las órdenes y caprichos de un ex Intendente totalmente devaluado.

La Emergencia Sanitaria se basa en el estado en que se encuentran el Hospital Municipal y los Centros de Salud Primaria donde hay un total desabastecimiento de insumos necesarios para la atención de los vecinos y vecinas como así también la falta de personal.

La Emergencia Alimentaria se basa en el problema alimentario de gran parte de la población, fruto de cuatro años de contantes saqueos a los bolsillos de la gente con impuestazos y aumentos desmedidos de la canasta básica familiar obligando a mucha gente caer por debajo del índice de pobreza y de esta manera privarlos de los alimentos necesarios.

La Emergencia Educativa se basa en el estado en que se encuentran la mayoría de los establecimientos escolares del Distrito. Escuelas con graves problemas edilicios, alarmantes conexiones eléctricas y falta de luz y gas. El pésimo funcionamiento del SAE (Servicio Alimentario Escolar) que no abastece debidamente a las escuelas desde que el gobierno de la Provincia les quitó el servicio a los Concejos Escolares para ponerlo en manos privadas.

La Emergencia Productiva se basa en el cierre de muchísimos comercios y fuentes de trabajo perdidas. A esto se le suma que la gestión anterior priorizó durante cuatro años el abastecimiento de las necesidades del Municipio a empresas de afuera del Distrito deteriorando la calidad de vida de los productores locales hasta la pérdida de sus empresas y comercios en muchos casos.

La Emergencia Administrativa se basa en que Tagliaferro hizo entrar al Municipio en los cuatro años a 2.500 personas de su militancia y de otros Distritos (C.A.B.A. incluida) dejó 1.200 empleados más de los que dejó Lucas Ghi al terminar su gestión en el 2015. Según el Secretario de Gobierno Diego Spina, Tagliaferro se dedicó en el último año a llenar sistemáticamente la comuna de ñoquis y militantes de su fuerza política. Desde este medio denunciábamos hace cuatro años que se despedían trabajadores con sueldos de $6.000 y se hacían entrar por cada uno de ellos a dos con sueldos de entre $12.000 y $15.000 con cargos de coordinadores.

La Emergencia Financiera se basa en el terrible endeudamiento en que se encuentra el Municipio, la deuda asciende a los 1.200 millones de pesos. Hace seis meses Tagliaferro había dejado de pagar el servicio de recolección de residuos mientras que tenía armada una estructura paralela desde Compras para hacer sus propios negocios y enriquecerse ilícitamente, aseguró Diego Spina. Además, se está constatando que muchos de los vehículos que el Municipio compró con el esfuerzo de los vecinos y vecinas de Morón hoy se encuentran en un estado lamentable y muchos de ellos sin sus piezas y sin los motores como se aprecia en la foto de nota.

Aun con todos estos datos a la vista los concejales Tagliaferristas continúan queriendo tapar realidades que hablan por si solas y lo que es peor, le siguen protegiendo y aprobando la corrupción que su propio gobierno introdujo en Morón como quedó manifestado en los últimos días por los diferentes concejales oficialistas y por el propio Secretario de Gobierno Diego Spina donde están aportando las pruebas necesarias para abalarlo.