Es sabido que la gestión de Ramiro Tagliaferro en Morón fue la peor en la historia del Municipio, dejó una deuda multimillonaria y destruyó todo lo relaciona con lo público, tanto la educación como la salud.

Hace mucho que desde este medio venimos alertando de la situación del Hospital Municipal donde la falta de insumos ya era moneda corriente a partir del primer año de gobierno de Tagliaferro, donde no se continuaron con las obras de mejoras pactadas y donde los pacientes debían esperar largos meses para para ser atendidos porque los turnos eran para largo. Y un día llegó el caos total y los médicos tuvieron que salir a pedir colaboraciones a los vecinos para atraer donaciones de medicamentos y comida para la atención de los enfermos internados.

Fuimos al Hospital para conocer su situación a dos meses del cambio de gestión y hablamos con su Director el Dr. Jacobo Netel quien fuera Director hasta diciembre de 2015, nos recibió en su oficina y nos dio una extensa charla informativa como no sucedió en los últimos cuatro años ya que nunca fuimos atendidos.

Con qué se encontró al ocupar la dirección del Hospital?

Si bien yo seguí trabajando durante la gestión anterior y sabíamos que nos íbamos a encontrar con muchas dificultades, con muchas carencias, en la práctica fue superior a lo que pensábamos. Faltantes de todo, desde medicamentos, de productos descartables, de elementos que se utilizan en laboratorio, reactivos de laboratorio, equipos que no estaban funcionando, hasta alimentos, los últimos meses ni siquiera pan entregaban y además con deuda. Con respecto a lo edilicio, habíamos iniciado un Hospital nuevo, terminamos la primera etapa en mayo del 2015, continuamos con la preparación para la segunda etapa, pero el 10 de diciembre de 2015 se interrumpió la obra, de lo que sería el Hospital nuevo se interrumpió y se hizo nunca más. Pero además de eso no hubo prácticamente mantenimiento ni de la parte nueva ni de la parte vieja, la guardia que debería haber funcionado durante dos años, que era el tiempo que tardaría en hacerse la segunda etapa que era la guardia, laboratorio, diagnóstico por imágenes y hemoterapia sigue funcionando con las dificultades que tiene, problemas de filtración por las lluvias, por ejemplo, paredes rotas y falta de pintura.

Cuando en diciembre de 2015 dejaste de ser Director del Hospital como lo dejaste?

Cuando la gestión de Lucas Ghi pierde las elecciones el mismo Lucas nos cita y nos da la indicación de dejar stock suficiente para cinco meses ya que quienes asumían necesitaban tiempo para adecuarse a los costos, conocer proveedores, tener tiempo para hacer las licitaciones y que no tuvieran que verse en problemas para tener los recursos. Dejamos stock de farmacia, descartable y laboratorio que utilizaron durante todo el 2016 donde se comenzó a notar los primeros faltantes porque no reponían como se debía reponer hasta llegar al punto de no reponer ya nada. Hubo que solicitarles a los familiares de los pacientes internados que compraran los medicamentos y trajeran frazadas, incluso la comida en algunos casos, algo que nunca había pasado.

Que cambios se pueden notar en estos dos meses?

A la semana de asumir pudimos lograr que el panadero vuelva a entregar pan después de meses por la deuda que se tenía con él y la falta de suministro de insumos por deudas de un año con los proveedores son conflictos que pudimos destrabar, se comenzaron a hacer pagos atrasados y los insumos comenzaron a entrar, aunque aun hacen falta muchos como quisiéramos tener, pero gradualmente los servicios se van implementado en el Hospital. La decisión política del Intendente, desde la Secretaría de Salud y todo el equipo de salud es que el Hospital funcione en forma adecuada, por un lado, conseguir todo lo necesario para que funcione y que todos los trabajadores cumplan sus funciones en forma optima y que el paciente se vaya con resultados favorables en cuanto a su atención, la mirada de la salud pública de esta gestión es muy diferente a la que tenía la gestión anterior.

Aun se puede ver el cartel de propaganda que la gestión anterior colocó a la vista de todos publicitando la construcción de una sala para el tomógrafo, cuando en la realidad solo se acondicionó un lugar para su instalación y nunca se llegó a concretar.

Si hay que buscar una palabra para redondear el concepto de la gestión de Tagliaferro en torno a la salud podemos decir “desidia”. Un Hospital que recibe gente de recursos bajos o nulos no puede estar carente de insumos ya que sería condenar a los enfermos más necesitados a tener que esperar cuando en muchos casos la espera conduce a la muerte, entonces la palabra desidia que roza a la palabra genocidio esta a tono con la gestión de salud del ex Intendente ramiro Tagliaferro.