La primera Sesión del Concejo Deliberante de Morón marco un fracaso más para las ambiciones de Tagliaferro en su último año de gobierno.

Cuando se tendría que haber elegido al reemplazante del Profesor Abraham Gak en el cargo de Defensor del Pueblo los bloques opositores se abstuvieron de votar debido a las anomalías que planteaba el proceso.

El reclamo se basó en la no participación de los vecinos,  la falta de diálogo para consensuar al candidato y la desprolijidad de la ordenanza que rige en cuanto al método de elección. Como ya informamos, la misma fue cambiada por Cambiemos y dejó puntos oscuros.

No se participó a los bloques para hallar, mediante el diálogo, un consenso para ver que o cuales candidatos pueden ser los más apropiados. El Concejal Jorge Laviuzza expresaba: “No se invitó a los bloques a ser parte de la discusión para consensuar” y por su parte la Concejal Sandra Yametti afirmaba: “La falta de diálogo es violencia y no lo comparto como método de gestión”

Luego pidió la palabra el Concejal Emiliano Catena para tratar de defender algo que ya era indefendible paro dejó algunas perlitas en su elocución. Quiso recordar otras elecciones del Defensor del Pueblo sin saber cómo fueron y justificó privar al pueblo a participar de la primera elección en las UGC porque asistían militantes de fuerzas políticas, hay que tener mucho cuidado con este pensamiento porque con ese criterio también pueden prohibir todas las elecciones. Comentó que su bloque solo se reunió con los candidatos durante los días previos y luego aclaró que solo ellos habían tenido publicidad de dichos encuentros, cuando se sabe que todos los candidatos se entrevistaron con todos los Concejales sin excepción.  Por último deslizo la intención de eliminar en un futuro un artículo de la ordenanza que limita al candidato en cuanto a su desempeño particular, dejando abierta la posibilidad para que se presente alguien que ocupe cargos o funciones en empresas afines como ya lo están haciendo a nivel nacional y provincial.

El Concejal Hernán Sabbatella concluyó diciendo que la reivindicación que quiere expresar el Intendente Tagliaferro a la figura del defensor del Pueblo va contra mano a lo que hizo durante todo su gestión, no respondiendo a los pedidos que eran pedidos para solucionar problemas de los vecinos y vecinas de Morón, dejando a la vista una muestra más de la hipocresía de un oficialismo que no le importa la gente.

En consecuencia no se designó a un nuevo Defensor del Pueblo porque no se llegó a las dos terceras partes y seguirá en sus funciones el Profesor Abraham Gak hasta que el los Concejales de Cambiemos entiendan que la política se hace en base al diálogo democrático y no pretendiendo imponer las ideas en base a la fuerza y prepotencia  porque eso dictatorial.