A 37 años del inicio de la Guerra de Malvinas se realizó un acto conmemorativo en la plaza de Morón

con la presencia de Concejales, el Párroco de Morón, veteranos, familiares de ex combatientes,  escuelas y vecinos.

Quizás le parezca extraño que no nombremos al Intendente Tagliaferro y es porque estuvo ausente. Aunque no es la primera vez que no participa de un acto con la gente, hoy su ausencia molestó mucho y no hay excusas que puedan abalar el faltazo. Esto una ratificación más de lo que venimos escribiendo cuando decimos que a Tagliaferro no le interesa el pueblo de Morón ni este tipo de actos.

Igualmente se vivió un momento emotivo y de respeto por parte de los presentes que fueron a rendirle su homenaje a quieres fueron a defender la soberanía nacional.

Hubo notas grises además del faltazo del Intendente que seguramente no pudo despertarse temprano. A algún genio se le ocurrió pintar los bancos de la plaza minutos antes del acto y ni siquiera tuvieron la capacidad de entender que tenían a poner avisos de pintura fresca y muchos vecinos mancharon sus ropas con pintura blanca, ahora habrá que ver si fue ignorancia, descuido o intencional.

Al terminar hubo vecinos que comenzaron a levantar la voz para expresar su malestar con respecto a las medidas del gobierno que condicionan su calidad de vida.

Una vez más queremos hacerle saber a Tagliaferro que es su deber como Intendente estar junto al pueblo de Morón y más en este tipo de actos y si lo abuchean, lo cuestionan o lo insultan es porque la gente no la está pasando bien gracias a su gestión y esconderse no cambia nada. Los chicos que fueron a Malvinas se encontraron con una situación que no buscaron pero le hicieron frente y se plantaron de cara a lo que venía como valientes y por eso se los considera héroes. Algo muy diferente hace el Intendente de Morón Tagliaferro que se esconde para no afrontar la situación que él mismo creó, que cada uno piense en que lo convierte su actitud.