Luego que el gobierno de Tagliaferro anunciara la llegada de las cloacas a Castelar Sur,

más exactamente en la calle Pardo entre Ferre y Bonifacio y en la calle Piovano entre Madrid y Byon en sus dos manos y en todo su extensión los vecinos se encontraron con que la obra solo abarcaría un solo lado de las calles, el lado impar.

Frente al panorama de una nueva estafa como en los años noventa, los vecinos, se dirigieron a la UGC a pedir alguna explicación pero en el establecimiento municipal no sabían nada del tema y los derivaron a la Secretaría de Obras Públicas donde les dijeron que no tenían información ya que AySA es quien haría las conexiones.

Nos cuentan los vecinos que la empresa contratada se comió seis cuadras de cloacas, tenían que hacer las conexiones largas con tuneladoras y no las hicieron y al preguntar se enteran que la obra no era como la Provincia y el Municipios habían publicitado. Es por eso que fueron a la UGC y al Municipio donde no les informaron nada por desconocer lo que estaba pasando. Cuando fueron a AySA y les dijeron que iban a tener  las cloacas. Al hablar con un inspector de la empresa les informa que hubo un mal entendido pero que el trabajo se haría una vez terminada la obra que se empezó, a lo que estaremos atentos que así sea.

Por otro lado cuentan que inspectores de AySA  que la empresa contratada suele hacer estas cosas para cobrar facturas sin realizar el trabajo y el Municipio ni se entera porque no controla como se utiliza el dinero de los vecinos, un panorama muy diferente al que el Intendente Tagliaferro quiere mostrar en sus videos. La falta de controles es un error recurrente de esta administración y por lo que se ve no hay voluntad de corregirlo.

El tema está planteado y ahora el Municipio sabe lo que realmente está ocurriendo con su publicitada obra cloacal y los vecinos esperan que no se los vuelva a estafar como lo hizo Mauricio Macri en los 90.