PROLOGO

Durante nuestra intromisión en la Primera quincena del Mes de Abril del 2020, decíamos entre otras cosas que aquellos países que no tenían arraigado la filosofía y practica de Políticas de Estado iban a tardar en recuperarse en un lapso no menos de 10 años. Habiendo transcurrido tres meses desde ese entonces, ratificamos nuestro pronóstico, dado que, en lugar de mantener coherencias de fondo y no de formas, el Concepto de Políticas de Estado se está transformado en Políticas Públicas.

Es decir, hoy estamos viendo como cada Municipio de cada una de Nuestras Provincias están enjuagando sus acciones bajo ese Calificativo. Por su lado Las provincias que contienen a esos mismos Municipios desarrollan otras Políticas Publicas, con la intención de brindar claridad teniendo un efecto contrario. La Nación, para no ser menos, emite también sus Políticas Publicas que quedan en un mero enunciado de convencimiento por la buena voluntad de los que deben aplicarla. Están lejos los pensamientos referidos a las Modificaciones a la Ley de Contrato de Trabajo, la de Asociaciones Profesionales y Convenciones Colectivas de Trabajo.

No nos tomamos mucho tiempo para pensar en que los Derechos Naturales de la Vida, Libertad y Propiedad siguen vigentes o han sido modificados en la Constitución por el constante no uso de los mismos. Esto se lo llevó COVID 19. Una vez que pase, es probable que alguien con un poco de criterio se anime a balbucear, en la necesidad de pensar ¿que Prioridades tienen la EDUCACIÓN, SEGURIDAD y TRABAJO?

No todas son Pálidas, HONORABLE CAMARA de DISPUTADOS DE LA NACIÓN está por girar a la HONORABLE CAMARA DEL SENADO un proyecto para regular el TELETRABAJO. En muchos Países de Europa, España, Italia, Francia, Suiza, Alemania por decir algunos y en América Canadá, Estados Unidos, Perú, Colombia, Chile y Brasil, para agregar otros, lo tienen aplicados desde hace muchos años.

En todos estos Casos su aplicación fue en relación directa con la de crear mayores fuentes de trabajo, disminución de los costos laborales y expansión de Empresas innovadoras incentivando a su mayor productividad. En nuestro caso lo pretendemos incorporar, gracias a ésta Pandemia Mundial que hoy se llama COVID 19 a modo de contemplar los casos ocurridos en la CUARENTENA debido al ASISLAMIENTO SOCIAL Y OBLIGATORIO.

ANTECEDENTES

En la Argentina no hay una ley específica sobre el Teletrabajo sin embargo existe un proyecto de ley enviado al Congreso de la Nación el 2 de julio de 2007 elaborado por la Comisión de Teletrabajo del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación. Cabe destacar que ese proyecto tenía visos de aplicabilidad la ley de Contrato de Trabajo Nro 20744 como así también el Convenio Nro 177 sobre trabajo a domicilio de la Organización Internacional del Trabajo (O.I.T.)

En su Artículo 1 decía : “Se entiende por teletrabajo a los efectos de esta ley, a la realización de actos, ejecución de obras, o prestación de servicios en los términos de los artículos 21 y 22 de la ley 20.744 y sus modificatorias, en las que el objeto del contrato o relación de trabajo es realizado total o parcialmente en el domicilio del trabajador o en lugares distintos del establecimiento o los establecimientos del empleador, mediante la utilización de todo tipo de tecnología de la información y de las comunicaciones (TIC´s)

Esto se refería a los trabajos que se realizan a través de tecnologías, y se diferencian de oficios como por ejemplo lo que podría ser la elaboración de productos como la indumentaria que en vez de producirse en un taller de costura lo realiza una persona en su propio hogar. Por la definición brindada, este tipo de trabajo quedaría fuera del ámbito de esta ley.

DURANTE LA CUARENTENA y ANTES DEL COVID 19 – Relación de Dependencia

Es necesario recalcar, que uno de los principios del teletrabajo es la Voluntariedad, lo que significa que es el empleado quien tiene la opción a elegir si quiere desarrollar su labor desde un domicilio distinto al del empleador. Cabe aclarar que cuando se habla de voluntariedad no es que el empleado puede exigirle al empleador desarrollar teletrabajo, sino que se trata de la opción a elegir siempre y cuando el empleador le hubiera ofrecido la posibilidad de realizar teletrabajo..

Se Interpreta que, es el empleador el que debe poner a disposición del empleado la opción de ejercer teletrabajo siempre y cuando a la empresa le convenga o decida implementar esa modalidad. Obviamente con todos los alcances en lo ya dispuesto por la ART .1) Notificación a la ART de la nómina de personal que trabaja bajo esta modalidad y con qué frecuencia; y del lugar en que cada uno presta tareas –domicilio Resoluciones 1552/12 art 2 y 3

El aspecto regulatorio es de cumplimiento obligatorio para todas las empresas que ofrezcan esta modalidad. De modo tal que si existiera un accidente de trabajo en el marco del ejercicio de esta modalidad, y no se estuviera en cumplimiento con la Resolución 1552/12 es muy probable que la aseguradora pretenda eximirse de responsabilidad en el otorgamiento de la cobertura, basada en el incumplimiento por parte del empleador.

Dentro del abanico que se corresponde con la CUARENTENA estar regulando y asegurando la Seguridad de trabajos de un Empleado que en lugar de realizarlo en el ámbito de la empresa Contratante, lo hace en su propio domicilio nos parece perfecto, Reafirmar los derechos de ese trabajador con la Ley de Contrato de Trabajo garantizando el paralelismo con otro que” labora” en el Establecimiento Empresarial, aunque parezca redundante, nos merece el mayor de los respetos y concordamos en todo ello. Pero, incluir el término de “TELETRABAJO” dentro de los respectivos Convenios de Trabajo, nos salta el calificativo de anacrónico. Pretender incluir esta nueva modalidad de trabajo en Convenios con cláusulas vigentes desde hace 45 años, es desaprovechar una oportunidad de renovación que demanda la era contemporánea del SIGLO XXII.

Decimos siglo XXII porque sin lugar a duda en Marzo pasado a comenzado un nuevo siglo del cual no se vuelve nunca más.

DURANTE LA PANDEMIA Y DESPUÉS DE LA PANDEMIA

Algunos pensamientos previos

Las TIC -Tecnologías de la Información y la Comunicación- han transformado el mundo del trabajo. Estas tecnologías permiten la deslocalización de los empleados en una práctica que se extiende por todo el Mundo

De esta forma muchos trabajos tradicionales pueden realizarse a distancia, y a su vez han permitido la aparición de nuevos tipos de trabajos, oficios o especialidades, solo posibles a partir del uso de Internet. Son los que algunos autores denominan cibertrabajos, que no constituyen “nuevas formas de hacer” sino, “nuevos tipos” de trabajos.

Es una Entidad Convergente de distintas profesiones y actividades

El teletrabajo no es una profesión en sí misma, sino que constituye una modalidad de trabajo transversal a varias profesiones y actividades que pueden realizarse en relación de dependencia, o en forma independiente o autónoma. La implementación del teletrabajo en las empresas, introduce modificaciones en la forma de organización, supervisión y dirección, comunicación, en las relaciones interpersonales, en las competencias laborales, en la participación sindical, en la responsabilidad social empresaria, en la propiedad y uso de los bienes de producción, y finalmente también en la infraestructura de las empresas.

En primer lugar, mientras no contemos con leyes específicas sobre teletrabajo en nuestra normativa laboral, es importante reconocer que el teletrabajo es “trabajo”, por lo tanto, no sería correcto afirmar que se encuentran desprotegidos.

Debe ser considerado como una Distinta Naturaleza Jurídica de trabajo, sujeto a un régimen especial: Con esto negamos, que el teletrabajo sea una modalidad del trabajo a domicilio y otorga al teletrabajo naturaleza jurídica de trabajo sujeto a Régimen Especial, pero no dependiente del trabajo a domicilio. El término teletrabajo no significa necesariamente “trabajo en casa”. Hay más modalidades de teletrabajo: el elemento común al concepto de teletrabajo no es la casa sino el uso de ordenadores y las nuevas tecnologías de la comunicación.

El Párrafo anterior pretende separar aún más el concepto de Trabajo a Domicilio caracterizado por su precariedad o informalidad, para introducirnos en otra característica de Trabajo.

En efecto, a las formas clásicas del trabajo a domicilio que se asocian a la transformación de materias primas o al ensamble de partes o piezas, cabe agregarse ahora, otro tipo de tareas “no tradicionales” que son externalizadas y entregadas por las empresas a los trabajadores a domicilio “modernos”. Se trata de empleos consistentes en la venta de servicios propios, o en la venta de bienes tangibles o intangibles ajenos, desde el domicilio del tomador del trabajo. Para la ejecución de estos trabajos se recurre a las últimas aplicaciones que la tecnología micro-electrónica hace posibles en los campos de la informática y de las comunicaciones (teletrabajo).

Labores de gestión, de diseño de productos, prototipos y procesos, asesorías de diversa índole, de contabilidad, de ingreso de datos en equipos computacionales, de recuperación de información desde redes locales, nacionales e internacionales, de atención de clientes, traducciones, cobranzas, figuran entre los servicios personales cuya prestación es proporciona

CONCLUSIONES

A modo de cierre de ésta primera aproximación, creemos que el TELETRABAJO debe tener una Institución Propia. Tal como la tienen la Asociación Argentina de Actores, Periodistas, Viajantes de Comercio, Asociaciones Profesionales de diversas ramas, enrolados en una misma Entidad o Denominación.

Ésta supuesta entidad tendrá su propia forma de Contratación, Finalización de las relaciones, sus Derechos y Obligaciones durante su desempeño, gestión e inclusive poder constituir sus propias Obras de Seguridad Social. Teniendo una identidad INDEPENDIENTE, podrán prestar servicios a distintos empleadores guardando los aspectos de ETICA, CONFIDENCIALIDAD. Todo esto en la clara Misión y Visión de aumentar el Empleo, Reducción de los Costos Laborales y mayor desarrollo profesional de cada uno de los participantes creando una importante competencia en materia de Conocimientos.

 INDUSTRIAL RELATIONS & MANAGEMENT CONSULTANT S.A

Roberto Luis Reksas

Presidente

www.irmcsa.com.ar