El gobierno de Mauricio Macri intentó varias veces cambiar la historio para que se cuente según la vivió su familia.

Comenzó por querer cambiar el feriado del Día de la Memoria y no lo dejaron, rápidamente salió Juan José Gómez Centurión, al igual que lo hizo en su momento Darío Lopérfido,

a negar el genocidio y poner en duda la cantidad de desaparecidos, algo que también cuestionó Macri.

Pero en realidad este gobierno no está avocado a cuestionar un número o una fecha, está dispuesto a legitimizar el proceso económico, militar y político que le permitió a la familia Macri ser lo que es ahora.

Durante la dictadura de Onganía, Franco Macri comenzó a hacer negocios millonarios a expensas del Estado, entró en los negocios ganaderos exportando carne facilitado por el gobierno militar que transfirió el monopolio a una empresa mixta entre el Estado y su familia.

Rápidamente encontró otra veta que le reportaría más ganancias: convertirse en contratista del Estado. Lo que en los ’70 se denominó la famosa “patria contratista”.

Durante la década del ’60, Macri se asoció con la empresa constructora de la Fiat y surge así Impresit-Sideco. A partir de relaciones con varios funcionarios y amigos de la dictadura militar, logró tener incidencia en las decisiones de la Comisión de Energía Atómica (CNEA) y quedarse así con varias de las licitaciones para el diseño de plantas industriales, eléctricas, puertos, viviendas y distintos tipos de obras, entre ellas la construcción de la primera central nuclear argentina y de América del Sur.

En la década de los 60, Franco Macri se asocia con la constructora de la Fiat y surge Impresit-Sideco. Luego gracias a las buenas relaciones con funcionarios del gobierno militar logro el guiño de la Comisión de Energía Atómica para quedarse  con varias de las licitaciones para el diseño de plantas industriales, eléctricas, puertos, viviendas y distintos tipos de obras, entre ellas la construcción de la primera central nuclear argentina y de América del Sur.

A comienzos de 1976, antes del golpe de Estado de Videla, Franco Macri presenta SOCMA, que luego, durante de dictadura, fue beneficiario de muchas licitaciones. (Represe Yaciretá, la central termoeléctrica de Rio Tercero y de Luján de Cuyo, la construcción del puente Posadas-Encarnación, la recolección de la basura (Manliba), ect).

En 1982, antes de la llegada de la democracia, Domingo Cavallo que estaba al frente del Banco Central, dictaminó, como último regalo de la dictadura, que se estatice la deuda del grupo Macri que eran unos 170 millones de dólares. El mecanismo incluía, además de la trasformación en deuda pública de sectores privados, la generación de un sistema utilizado por los empresarios para fraguar autopréstamos.

En los setenta tenían que parar el ascenso obrero que cuestionaba el poder de los capitalistas, ese ascenso que se inició en 1969 con el Cordobazo, también sabían que deberían someter a los trabajadores hostigando las condiciones laborales y aumentando los ritmos de explotación para aumentar sus ganancias. Es por eso que no avalaron ni apoyaron el golpe de Estado de 1976, fueron parte de su organización.

Todos sabemos que en la última dictadura hubo muchos desaparecidos que aún hoy se siguen buscando, pero también sabemos que cuando se secuestraba a alguien nadie podía hacer nada, solo los allegados y socios de los dictadores podían

Franco Macri cuenta que Grosso, que era su gerente de área de promoción y desarrollo, fue secuestrado y habló con el general Harguindeguy que le informó que estaba en la ESMA y lo liberó.

Otro relato cuenta que cuando fue secuestrado Gregorio Chodos, Macri habló con el general Roberto Viola y el auto que lo llevaba dio la vuelta y lo dejo en la puerta de su casa.

Los Macri son dignos representantes de la clase social a la que pertenecen. Una clase social que no dudó en manchar sus manos con sangre obrera para amasar sus fortunas.

 En el año 1973 Franco Macri y su familia eran los dueños de 7 empresas y en 1983 con el fin de la dictadura y el comienzo de la democracia eran dueños de 47 empresas.

Actualmente Mauricio Macri es uno de los herederos de la fortuna de Franco Macri que según en 1998 la revista Forbes mencionaba 730 mil millones de dólares.