Después del discurso del Presidente Macri en el Congreso de la Nación, un discurso netamente de campaña para sus seguidores y con promesas que serán imposibles de cumplir,

al analizar sus tres años de gobierno podemos ver la realidad de los números que nada se parecen a lo que quiso transmitir.

Comenzamos por la inflación que indican un 158% acumulada, el Producto Bruto Interno (PBI) -18%, el Dólar subió más del 280% (cuando asumió estaba en $9,80 hoy supera los $40) y la deuda externa se incrementó en 80.000 millones de dólares pero si se toma en cuenta el giro que a fin de año hizo el FMI trepa a los 100.000 millones de dólares. La pobreza se incrementó en un 33% y el riesgo país subió un 63%.

En cuanto a la suba de tarifas fue de un 283% y en los servicios: la electricidad un 1644%, el gas un 747%, el agua un 512%, el transporte un 217% y los combustibles un 204%. Los medicamentos también sufrieron con un 190%.

Con respecto a los puestos de trabajo, solo en los primeros ocho meses de gobierno se perdieron 700.00 empleos y en 2018 fueron más de 190.000, en estos tres años se supera ampliamente el millón de puestos de trabajo perdidos.

Solo en 2016 se perdieron casi 1600 empresas, entre diciembre de 2015 y marzo de 2017 3200 empresas cerraron sus puertas y entre octubre de 2017 y octubre de 2018 6951 empresas tramitaron la baja en AFIP, de estas últimas 1328 son industrias. En cuanto a las Pymes, 25 de ellas cierran sus persianas por día. La jubilación mínima perdió un 19% del poder de compra mientras que  los sueldos un promedio de un 23%.

Esta es la simple y triste realidad de la situación que el gobierno de Mauricio Macri llevó a la Argentina. En tres años sumergió al país en el fondo del mar más oscuro y en este último año de su gestión dice que en 2021 se estará mejor, pero no piensa en corregir el rumbo y seguirá por los mismos caminos que utilizó desde el comienzo, es por eso que el panorama es muy sombrío y desalentador con más tarifazos programados, más subas en los combustibles, alimentos, prepagas, medicamentos, etc.

Con un 57,30% de visión negativa sobre su figura presidencial, Macri encara su último año de gobierno sin desviar el rumbo ni tomar medidas para evitar el impacto que, lamentablemente, solo repercutirá en el pueblo.

La ex titular del Banco Central Mercedes Marcó del Pont, los economistas José Luis Espert, Javier Milei y Alejandro Robba; el analista financiero Christian Buteler y la politóloga y economista Julia Strada coinciden en que este gobierno fue lo peor que le pasó a la Argentina en toda su historia.