En febrero de 2018 la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó recomendaciones sobre la necesidad de proporcionar servicios de maternidad más integrales y alternativos, proporcionando un cuidado respetuoso, apoyo emocional, continuidad de cuidados y respetando las buenas prácticas basadas en evidencia científica.

Muchos sistemas sanitarios en el mundo como Inglaterra, Italia, Francia, Holanda, España, Brasil, México, Perú, Guatemala y Nicaragua entre otros han adaptado sus modelos de atención para adecuar las prácticas obstétricas a la evidencia científica actual con muy buenos resultados, la cual recomienda, el acompañamiento continuo y respetuoso con las decisiones de cada mujer durante todo el proceso de maternidad, garantizando el derecho de vivenciar un parto respetado, con los niveles de seguridad alcanzados en la actualidad.

Hablamos con Sandra La Porta, quien, junto a Ana María Giménez, ambas Licenciadas Obstétricas, integran la Red Argentina de Casas de Partos, que nos decía: Esta posibilidad es algo que no existe en argentina, es una posibilidad de elección que tiene la mujer, pero es desde una perspectiva de género y derecho humano que tiene donde poder elegir tener a su hijo o hija. La casa hace accesible y posible un espacio físico con protocolos accesibles y recurso humano especializado, no es solo para asistir el parto sino también para prevenir la violencia obstétrica, disminuir las tazas de cesaría y fomentar la expresión de potencial de salud y autonomía de personas asistidas,

Es un modelo de salud, un modelo de atención a la salud integral y centrado en las personas gestantes y su familia

Las casas de Parto en todas partes del mundo el gerenciamiento la dirección y la atención está en manos de parteras/licenciadas obstétricas

El resurgimiemiento surge como una nueva alternativa con quien parir, a partir de las necesidades y derechos de los gestantes, la Unión Mundial de la Salud y la Confederación Panamericana de la Salud le dan a las Parteras un lugar preponderante, son las que realmente contribuyeron en le disminución de cesarías innecesarias y la violencia obstétrica que es una forma específica de violación a los derechos humanos, sexuales y reproductivos. Desde la Red, creemos que la creación de las casas de partos son la oportunidad que tiene el sistema de salud de ofrecer un espacio sanitario adecuado, donde las mujeres y personas gestantes y sus familias se sientan en un ambiente seguro, cálido y confortable, para el nacimiento de sus bebés.

Antes estas casas eran las casas de las parteras, en 1967 la Ley Nacional 17132 profesionaliza y especifica la labor de las Parteras, mientras que hoy se busca ampliarla.

La Diputada Nacional Mónica Macha dio su apoyo a esta iniciativa impulsando el Proyecto de Ley 4298-D-2020 y hace público este apoyo en un video instructivo donde se manifiesta con estas palabras: “Muchas veces las personas con capacidad de gestar sufrimos violencia obstétrica, nos obligan a parir atadas, nos anestesian sin consentimiento, nos maltratan psicológicamente y hasta nos practican cesáreas evitables. Para terminar con estas violencias sobre nuestros cuerpos, presentamos un Proyecto de Ley que crea casas de partos y garantiza la elección de las personas con capacidad de gestar. Las Casas de Partos son lugares destinados para nacimientos de bajo riesgo, con características similares a un hogar, en donde la persona puede parir acompañada por profesionales y las personas que elija para ese momento. Funcionan en articulación con hospitales de referencia, se instalan a pocas cuadras y en caso de haber una complicación sanitaria el traslado es inmediato. Se brindan cuidados y asistencia durante la etapa pre-concepcional, pre-natal, parto y post parto. Parir es político y queremos decidir cómo hacerlo. Mónica Macha.”

Las Casas de Partos constituyen una clara garantía y ampliación de derechos para las personas con capacidad de gestar porque garantizan la libre elección de decidir dónde, cómo y con quién parir.