V

En la foto antigua hay una pizarra que dice 25 de octubre de 1922, nos muestra una clase al aire libre y en la otra foto mucho más moderna nos muestra también una clase al aire libre.

La diferencia entre las dos es que en la antigua la clase se ve que se hizo fuera del aula con toda la intención ya se puede ver la misma con su puerta abierta, o sea una clase al aire libre, mientras que en la foto moderna se ve una clase al aire libre porque no existe un aula. Avanzamos o retrocedimos?

Mientras la Gobernadora Vidal arma spots publicitarios truchos utilizando a los chicos con necesidades y en Morón el Concejal Ugartemendia se hace eco de de las mentiras sobre las obras en la escuela Dorrego, las clases comenzaron con una realidad que solo los docentes ven.

Mucho se habló que los docentes tomaban a los chicos como rehenes cuando reclamaban por la dignidad de sus salarios pero resulta que hoy muchos niños no pudieron comenzar el ciclo lectivo porque sus padres no pudieron comprarle un par de zapatillas o un cuaderno. Si bien muchos pudieron obtener su mochila con útiles que entregaron algunas entidades hubo mucho otros que nunca pudieron tener acceso a esos beneficios. Como lo sabemos? Porque escuchamos a los docentes, algo que este gobierno nunca hizo.

Mientras la Gobernadora Vidal menosprecia y denigra sistemáticamente al docente al no escucharlos, poniendo a la sociedad en su contra y dándoles sueldos que en muchos casos están por debajo de la línea de pobreza, son ellos los que deben  tratar,  con lo poco que tienen,  de contener y acompañar el sufrimiento de los alumnos y padres que tanto la Gobernadora como su gran equipo causaron por no importarle la gente, por no escuchar.

La gobernadora Vidal dice en su spot publicitario “los chicos a estudiar y los docentes a enseñar” olvidando designarse el rol que debe cumplir ella. Pero solo los docentes tienen que escuchar de un padre “mi hijo no va a la escuela porque no puedo comprarle los útiles” o “no puedo comprarle zapatillas”. Los chicos van a la escuela con hambre y en muchos casos son las madres las que piden algo para comer.

Muchas veces le escuche decir a Vidal “con los chicos no se juega” ahora me pregunto a que chicos se refería porque ya ni siquiera juegan, los descartaron como juguete viejo. Esto me recuerda a una parte de la película Titanic cuando Rose le dice al villano Caledon que iba a morir la mitad de los pasajeros y él le responde “pero no la mejor mitad”. Todo demuestra que esa es la mentalidad del gobierno de Cambiemos porque mientras bailan festejando desaforadamente sus triunfos particulares, porque son solo eso, hay todo un pueblo que aun espera ser escuchado y tenido en cuenta, un pueblo que con su sacrificio de todos los días hace más poderosa a esa mitad que este Gobierno decidió salvar por considerarla como “La Mejor Mitad”

Pero en el medio de todo esto están los que en un tiempo eran los únicos privilegiados, los chicos son los que cargan con todas las malas decisiones de los Gobiernos pero por sobre todo con el desinterés de los que gobiernan en hacer que la vida de la gente sea un poco más llevadera.

Hoy somos nosotros desde nuestro lugar, los docentes y el pueblo los que le decimos a la Gobernadora María Eugenia Vidal y a su gran equipo “CON LOS CHICOS NO SE JUEGA”